martes, 27 de diciembre de 2016

“Del mundo que conocimos” de Abelardo Castillo

“Del mundo que conocimos” es la última antología personal de Abelardo Castillo que pertenece a “Los mundos reales”, su gran libro de cuentos que empezó en su juventud y que aún sigue abierto. Gentileza Penguin Random House.

Por Carolina Pitetti



Título: Del mundo que conocimos
Autor: Abelardo Castillo
Sello: Alfaguara
Precio sin IVA: $ 269,00
Fecha publicación: 12/2016
Idioma: Español
Formato, páginas:  RÚSTICA, 200
Medidas: 15 X 23,5 mm.
ISBN: 9789877383010
EAN: 9789877383010
Temáticas: Ficción moderna
Colección: Hispánica
Edad recomendada: Adultos






La literatura está vinculada a él desde su infancia y su influencia principal viene de parte de Edgard Allan Poe.  Sus escritores predilectos y a los que siempre vuelve son: Fiódor Dostoyevski, Roberto Arlt, Pablo Neruda, Jean Paul Sartre, León Tolstói, Hermann Hesse, Franz Kafka, Dante Alighieri, Jorge Luis Borges, Leopoldo Marechal, y los escritores que leen sus escritores preferidos arman su “familia espiritual”, según define Castillo.

Estos cuentos, corregidos y seleccionados por el autor, reflejan sus preferencias (como nos anticipa en el prólogo): “La madre de Ernesto”, “El candelabro de plata", “Also sprach el señor Núñez" (Así habló el señor Nuñez), “Patrón”, “Los ritos”, “Triste le ville”, “Las panteras y el templo”, “Crear una pequeña flor es un trabajo de siglos”, “Por los servicios prestados”, “Carpe diem”, “La cuestión de la dama en el Max Lange”, “La mujer de otro”, “El tiempo de Milena”, “El hermano mayor”, “La fornicación es un pájaro lúgubre”

En sus cuentos siempre hay una situación crucial que se va tensando hasta que te tira de un hachazo feroz, te descoloca y te deja suspendido. Se reitera siempre la adolescencia; aquella eterna búsqueda de las pasiones propias que tiene arriba, centro y adentro. Y la mujer que articula su venganza contra la crueldad del patriarcado en “El patrón”, el oficinista que propone un suicidio colectivo a todos los empleados de la empresa para la que trabaja, el absurdo, la alienación apocalíptica o la pulsión de muerte… Temas que Castillo considera como esenciales del hombre y que son necesarios en un escritor.

Lo interesante de Castillo es esa especie de suspensión que te generan los finales de sus cuentos; el escritor obliga, inevitablemente, al lector a “cerrar” el sentido de lo que acaba de leer. Te descoloca y te lleva a la reflexión, pronta o tardía, a través de una intensa concentración al mirar el íntimo. Sus cuentos son como bloques, macizos, se leen como una piña. 

A mí me hubiese gustado que esté “El marica”, el primer cuento que leí de Castillo, que es una profunda confesión a un viejo amigo de la adolescencia; pero lo pueden encontrar en “Cuentos completos” (Alfaguara, 2012) o en el siguiente link: Abanico, revista de letras de la Biblioteca Nacional 

Para quien no ha leído a Castillo hay una similitud con la escritura de Roberto Arlt. Para quien no ha leído a ninguno, están frente a dos autores que formaron parte de la “generación de los 60” de la literatura argentina, inaugurada por Arlt, quien a partir de “Los siete locos” crea un nuevo tipo de novela social y política. Y por otro lado, Castillo funda las revistas literarias que marcaron profundamente la literatura argentina; El Grillo de Papel, continuada por El escarabajo de oro, una de las revistas literarias de más larga vida (1959-1974), caracterizada por su adhesión al existencialismo, al compromiso sartreano del escritor. Luego, desde 1977 hasta 1986, dirige El ornitorrinco, siendo incluído en 1979 en las «listas negras» de intelectuales prohibidos durante la dictadura.

Perteneciente a una generación que nació sin televisión en el living y que a pesar de haber escrito casi toda su vida, nunca se sintió escritor; simplemente se considera “un hombre que escribe” y que piensa que la literatura lo ha elegido a él y no a la inversa; les recomiendo que se acerquen a Castillo disfrutando del verano en el colectivo, en la plaza o en su rincón favorito.

Sobre el autor

Abelardo Castillo – Nació en San Pedro, Buenos Aires, en 1935. Novelista, cuentista, dramaturgo y ensayista, ha publicado Las otras puertas, El otro Judas, Israfel, Cuentos crueles, Las panteras y el templo, El que tiene sed, Crónica de un iniciado, las maquinarias de la noche, Ser escritor, El evangelio según Van Hutten y El esppejo que tiembla, entre otros títulos.  Traducida a quince idiomas, su obra ejerce una clara influencia en autores de promociones más tardías. Recibió el Premio de Autores Contemporáneos de la UNESCO por Israfel, el Primer Premio Municipal por El que tiene sed, el Segundo Premio Nacional por Crónica de un iniciado, y el premio hispanoamericano José María Arguedas (La Habana) por El espejo que tiembla.  El conjunto de su obra fue galardonado con el Premio Nacional Esteban Echeverría, el Gran Premio de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores y el Premio Konex de Brillante. En 2014 publicó el primer volúmen de sus Diarios (1954-1991). *


* Información tomada de la solapa del libro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...