martes, 7 de marzo de 2017

¿Estudiar en tu casa o en la biblioteca? ¿Qué lugar prefieres?

Para lograr una máxima productividad en el estudio, todo alumno debe establecer una rutina diaria de prioridades. Ir a la biblioteca o quedarse en casa son dos buenas opciones, aunque ambos lugares tienen sus ventajas y sus inconvenientes.

¿Dónde estudiar mejor? Decide entre tu casa y la biblioteca  |  Fuente: Universia

Es muy importante también decidir el espacio de estudio, sobre todo en época de exámenes. La mayoría de los alumnos prefiere estudiar en casa, aunque muchos otros se inclinan por las bibliotecas.

¿Aún no te has decidido? Sigue leyendo y descubre las ventajas y los inconvenientes de estudiar en cada uno de estos lugares.


Estudiar en casa


  • La mayoría de los estudiantes prefiere estudiar en la comodidad del propio hogar. La habitación es un lugar perfecto para ello, ya que es tu propio espacio y puedes adaptarlo como mejor te interese. Eso sí, es importante que cuente con una mesa amplia y una silla ergonómica. También deberás tener a mano todo aquello que puedas necesitar, como folios, bolígrafos, apuntes, etc. Para las largas jornadas de estudio, prepara agua, un té o algo sano para picar, como fruta.
  • La mayor ventaja de estudiar en casa es que tienes, tal y como hemos dicho, todo a tu disposición. Además de poder beber y comer, también podrás tumbarte en el sofá durante los minutos de descanso para volver con fuerza y más descansado. Pero, además, estudiar en soledad te permite leer en alto, pudiendo realizar simulacros.
  • Sin embargo, también tiene sus partes negativas. Estudiar todo el día en casa puede ser bastante agotador, y quizás necesites de cierto tiempo para disfrutar al aire libre. Además, estar tanto tiempo en la habitación puede aumentar la tentación de tumbarte en la cama o echarte una siestecita.
  • El silencio es imprescindible para poder estudiar y concentrarse debidamente, aunque en ocasiones puede que tu casa (si vives con más gente o tienes vecinos ruidosos) no sea el oasis de calma que estés necesitando. Si no consigues centrarte en el tema, quizás también te entretengas más debido al fácil acceso a Internet, tus libros, tus videojuegos, etc.


Estudiar en la biblioteca


  • Las bibliotecas son espacios perfectos para el estudio, ya que permiten tener a mano todo el material necesario. Aunque normalmente prima la cercanía a casa o a la universidad, intenta estudiar en una biblioteca que disfrute de luz natural.
  • Estudiar en una biblioteca tiene muchas ventajas, como el hecho de cambiar de aire. Al estar rodeado de otras personas que también están estudiando, hace que tú también te concentres más y estés más predispuesto al aprendizaje. Además, si tienes alguna duda, también podrás preguntarle a algún colega.
  • Sin embargo, las bibliotecas también son un foco de cotilleos y susurros. Siempre encontrarás los típicos estudiantes que han ido allí a pasar el rato, por lo que huye de ellos e intenta sentarte cerca de personas responsables y silenciosas. Este ruido también hará que, en ocasiones, sea difícil concentrarse.
  • Si es una biblioteca de barrio, quizás te encuentres con antiguos compañeros del colegio. Aunque pueda parecer un poco brusco, recuerda que has ido hasta allí a estudiar, no a hacer amigos ni a recuperar relaciones del pasado. Saluda con un movimiento de cabeza y continua en lo tuyo. Si coincidís en un descanso, podés aprovechar para ponerse al día.
  • En las bibliotecas no suele estar permitido comer. Dependiendo de su año de construcción, puede que dispongan de mesas compartidas, sin enchufes o puertos. Sus sillas tampoco suelen ser extremadamente cómodas.


Elegir el lugar adecuado para estudiar es una decisión que, única y exclusivamente, deberás tomar tú. Ya conoces los puntos fuertes y débiles de cada uno de estos espacios, pero ¿todavía no lo tienes claro? Prueba una semana y descubre dónde funcionas mejor.

Fuente: Universia España

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada