El ángel negro. La feroz vida de Carlos Robledo Puch, por Rodolfo Palacios

La historia del mayor homicida múltiple de Argentina, que a comienzos de la década del 70 y cuando todavía no había cumplido los 20 años conmocionó a la sociedad con el asesinato de 11 personas. Gentileza de Penguin Random House.

Por: Rodrigo Lastreto

Título: El ángel negro
Subtítulo: La feroz vida de Carlos Robledo Puch
Autor: Rodolfo Palacios
Sello: SUDAMERICANA
Precio sin IVA: $ 329,00
Fecha publicación: 04/2017
Idioma: Español
Formato, páginas: RUSTICA, 320
Medidas: 15,5 X 23 mm
ISBN: 9789500758161
EAN: 9789500758161
Temática: Historias y biografías, Ensayo
Colección: Biografías y testimonios
Edad recomendada: Adultos
Sinopsis: «El escriba del hampa, Rodolfo Palacios (RP), el más genuino y autorizado narrador de la historia criminal de la Argentina, reincide en la picardía de caer ante la fascinación delincuencial. Y ofrece, como un entomólogo, a un personaje fascinante como Robledo Puch, el ángel negro.», cuenta Andrés Calamaro

"Algún día voy a salir y los voy a matar a todos", amenazó Carlos Robledo Puch ante un perito. Entre marzo de 1971 y febrero de 1972, había matado a balazos, por la espalda y mientras dormían a once personas, incluidos sus dos únicos amigos.

Su captura -la de un chico bello, de ojos claros y rulos rubios- causó tanto espanto como sorpresa. Con la respiración entrecortada, el país siguió el raid sangriento y vertiginoso de ese criminal inverosímil: el mayor asesino serial de la historia argentina bajo la piel blanca y pecosa de un ángel.

Décadas después, Rodolfo Palacios, uno de los mejores narradores del inframundo patibulario, accedió a la intimidad hasta entonces infranqueable de Robledo Puch, la geografía mínima de la prisión donde cumplía condena a cadena perpetua. De esa relación estrecha surge esta biografía ejemplar en la que el autor desnuda el alma torturada de su personaje, pero sin poder evitar el eclipse de la propia. Como él mismo dice, "no hay antídoto contra la oscuridad".

RESEÑA:

El año que yo nací, un joven que no llegaba a los 20 años se convertía en el mayor asesino serial de la historia argentina. Corría el año 1971 y este criminal múltiple sembraba el terror en la zona norte de la provincia de Buenos Aires.


Robledo Puch en la portada del Diario Crónica.  
Las crónicas policiales hablaban de un tal Carlos Eduardo Robledo Puch. Muy pronto, ese nombre con que lo habían bautizado sus padres se convertiría en otros apelativos como el ángel negro, el ángel de la muerte, el monstruo, la hiena perversa, el diablo con cara de niño, el niño muerte o el chacal.

Robledo Puch pasó a ser sinónimo de muerte. Un ser, que aun hoy sigue vigente la mente de los familiares de sus víctimas. Hombres y mujeres que jamás lo olvidarán. Actualmente, pasa sus días en la Unidad 2 del penal provincial de Sierra Chica, donde para muchos de sus compañeros de cárcel es y será, simplemente, "El Loco".

El máximo criminal de la Argentina, de 65 años, nació un 19 de enero de 1952 y pasó su infancia en la localidad de Vicente López. Su padre, Víctor (empleado de la automotriz Chevrolet) era una persona trabajadora pero que no le brindaba ningún tipo de afecto. En tanto, su mamá Josefa Aída Habendak y su abuela, lo sobreprotegían y le aceptaban cualquier imposición de su parte con tal de tenerlo cerca. Ninguno de ellos pudo ver el futuro criminal de este joven. Para ellos, solo era un chico rebelde y tímido al que no le gustaba estudiar ni aceptar las reglas que le imponían. Finalmente, su madre no soportó ver a su hijo en la cárcel, terminó sus días en un neuropsiquiátrico y suicidándose para acallar tanto dolor.

Cuando el periodista Rodolfo Palacios nació, un 22 de octubre de 1977, Robledo Puch ya llevaba casi cinco años entre rejas. Palacios comenzó su relación con los medios de comunicación en su ciudad natal (Mar del Plata) realizando la cobertura deportiva para el diario "El Atlántico". Tiempo después descubrió que lo suyo eran los policiales y, a partir de allí, comenzó una vertiginosa carrera que lo llevó a cubrir los temas más resonantes de la temáticas policial y a escribir libros sobre los casos y personajes más emblemáticos de la Argentina.


Una foto de Robledo Puch hace un año. Se trata del preso más antiguo que habita una cárcel de Argentina. (Foto archivo Clarín)
El odontólogo Ricardo Barreda, el Clan Puccio, Yiya Murano fueron algunos de los criminales que pasaron por su pluma. Sin dudas, Robledo Puch no podía faltar a este currículum. 

Todo el mundo conocía que fue de la vida de este asesino antes de que lo condenaran. Pero lo que pasó después fue todo un misterio. Y este desafío fue el que tomó Palacios en sus manos para contar la historia más completa de la feroz vida de Carlos Robledo Puch. Su libro: "El ángel negro" es el resultado de esta exhaustiva investigación.

Se trata de un trabajo periodístico excelente, ya lo dijo el periodista Jorge Lanata: "En este libro, Rodolfo Palacios verdaderamente entiende de que se trata un reportaje. Un lento juego de seducción en la espera de que el otro se equivoque, que se saque la ropa que no se iba a sacar, que se quede desnudo sin un espejo a mano".

"Yo no te voy a condenar, no te voy a juzgar. Sólo quiero escuchar tu historia", le dijo Palacios a Robledo para convencerlo de entrevistarlo... Y el asesino accedió. Fueron charlas imperdibles que parecían partidas de ajedrez donde cada movimiento fue medido porque un mal paso podía terminar en jaque mate. La sagacidad del periodista contra la enfermiza inteligencia del criminal. Un mano a mano intenso para dejar al lector sin aliento.

Palacios y uno de sus encuentros con Robledo Puch en la cárcel. (Foto: Diario Página 12).
Palacios no se quedó en su entrevista con Puch, también indagó en varias fuentes que lo llevaron a armar este rompecabezas criminal: familiares de sus víctimas, el grupo de amigos de la infancia de Robledo que contaron como lo maltrataron de chico y el reconocido perito Osvaldo Raffo, quien evalúo varias veces a Robledo.

A través de las páginas de este libro conocerán al verdadero Robledo Puch, un hombre que todavía grita su inocencia; se siente el sucesor de Juan Domingo Perón y es un fanático confeso del Indio Solari y los Redonditos de Ricota. 

“Robledo Puch es un tipo múltiple, con momentos de lucidez y de delirio”, lo describió Palacios en un reportaje publicado en el diario Clarín. Ustedes póngale el adjetivo que prefieran: loco, asesino, monstruo o psicópata...


OPINIONES...

«No encuentro manera de que mis emociones abarquen con sensibilidad adecuada hechos fenomenales como los acontecimientos en que Robledo Puch estuvo involucrado. Cruzó una frontera extrema que creo reconocer pero nunca me vi extraviado más allá de sus límites.»
Indio Solari

«Hay oscuridades que son imposibles de atravesar sin salir oscurecido, o ver la oscuridad de uno. Entiendo a Palacios, un experto en matadores que se intoxica y no logra salir ileso del laberinto infrahumano en el que se sumerge.»
Enrique Symns

«En este libro, Rodolfo Palacios verdaderamente entiende de que se trata un reportaje. Un lento juego de seducción en la espera de que el otro se equivoque, que se saque la ropa que no se iba a sacar, que se quede desnudo sin un espejo a mano.»
Jorge Lanata


SOBRE EL AUTOR:

Rodolfo Palacios nació en Mar del Plata en 1977. En 1995 comenzó a cubrir deportes en el diario El Atlántico de su ciudad. Trabajó como periodista de policiales y editor en Crítica de la Argentina, Perfil, Noticias, El Guardián y Big Bang News.

Sus notas también se publicaron en La Maga, Playboy, Caras y Caretas, Brando, Revista Ñ, Muy Interesante, 7 Días, Orsai, y en las revistas Society de París, Séptimo Sentido de El Salvador y Domingo de México.

Es autor de libros cardinales sobre los criminales y ladrones más importantes del último medio siglo de la Argentina: Pasiones que matan. Trece crímenes argentinos; Adorables criaturas. Crónicas grotescas de ladrones y asesinos; Conchita. Ricardo Barreda, el hombre que no amaba a las mujeres; Sin armas ni rencores. El robo al Banco Río contado por sus autores y El clan Puccio.

También es autor de dos biografías de la colección "200 argentinos. Vida, pasión y muerte (1810-2010)", dirigida por Jorge Lanata para la revista Veintitrés. Trabajó como editor en los libros Paracaídas & vueltas de Andrés Calamaro y Senderos extraviados de Enrique Symns, y formó parte del equipo autoral de la miniserie televisiva Historia de un clan, dirigida por Luis Ortega.


VÉASE ADEMÁS:

Me Gusta Leer Argentina

Comentarios